Reflexiones

Por Kathleen Estrella

Este año en la Diócesis de San Bernardino para finales de Mayo se habrán confirmado cerca de 5,500 jóvenes y 2,230 adultos. Estas cifras son números importantísimos que nos indican la gran importancia de involucrar a los jóvenes en la vida parroquial después de que han recibido el Sacramento de la Confirmación, para fortalecer su fe personal así como para la propagación de la fe dentro de nuestras iglesias parroquiales, nuestra iglesia local y en toda la Iglesia universal. La forma más efectiva de mantener a los jóvenes involucrados después de que han recibido el Sacramento es el asegurarse de que ya están involucrados en la vida parroquial durante sus años de formación en la confirmación. 

Maria CovarrubiasComo Católicos Romanos, “creemos que estamos unidos a nuestra comunidad por la historia del Misterio Pascual, el cual es la vida, muerte y resurrección de Jesús”. El Misterio Pascual es el punto de enfoque de nuestra fe. El Misterio Pascual nos define, forma y sana como comunidad de fe. Celebramos esto cada vez que nos reunimos como una comunidad de fe la celebración Eucarística. El Misterio Pascual sucede porque Dios escoge ser uno de nosotros tomando nuestra condición humana para tomar parte de nuestra vida diaria. Su encarnación nos une a su vida, muerte y resurrección. Este misterio celebra el gran amor que Dios tiene por nosotros. ¡Esta es una historia increíble de amor! 

¿Cómo viven los esposos y esposas el Misterio Pascual? Las parejas casadas están llamadas a amar, a sacrificarse el uno por el otro, a servirse mutuamente, a esperar en el tiempo de oscuridad y a creer en la posibilidad de la alegría y la felicidad. Los esposos y esposas reciben del Sacramento del Matrimonio el regalo y la responsabilidad de traducir en su vivir diario la santificación que se le imparte. Este sacramento les confiere la gracia y la obligación moral de transformar sus vidas. El Misterio Pascual está presente en la vida diaria de la pareja durante el sufrimiento, muerte y resurrección de los problemas diarios. 

Maria CovarrubiasPor Maria Covarrubias

¡Nuestro viaje cuaresmal ha dado muchos frutos! Tuvimos la oportunidad de ser más intencionales en nuestra oración, caridad, obras de justicia, abstinencia y vivir las virtudes cardinales. La mayoría de nuestras parroquias ofrecieron a sus miembros la oportunidad de recibir el Sacramento de la Reconciliación. Muchos experimentaron el dar y recibir el perdón. Los adultos, niños, y jóvenes elegidos (gente en el RICA) pasaron por el periodo de purificación e iluminación y la preparación final para recibir los Sacramentos de Iniciación: el Bautismo, la Confirmación y la Primera Comunión. 

Comenzando con el Domingo de Palmas, experimentamos la riqueza de los eventos de la Semana Santa. Durante esta semana, nuestro obispo celebro la Misa del Crisma en la que bendijo los tres óleos que serán usados durante este año para ungir a las personas: el óleo de los catecúmenos para aquellos que buscan a Jesús en la conversión; el óleo para la unción de los enfermos, y el Crisma que se usará en el Sacramento del Bautismo, la Confirmación y las Ordenes Sacerdotales. Al final de Semana Santa, experimentamos el punto más alto: el Misterio Pascual o Triduo. El Misterio Pascual es la esencia de la experiencia Católica. Jesús revela el propósito profundo de la existencia humana. La vida y la salvación significan sufrimiento, muerte y resurrección. 

Buscar

Redes Sociales

Facebook diocesano en Español

Twitter del Obispo Gerald Barnes (bilingüe)

Twitter del Obispo

Instagram diocesano

instagram

El Compás Católico es una publicación trimestral para comunicar la información e iniciativas del Obispo a la comunidades Católicos de la Diócesis de San Bernardino.

Para más información, comuniquese con:

El Compás Católico
1201 E. Highland Ave.
San Bernardino, CA 92404

(909) 475-5400
letters@sbdiocese.org