COACHELLA—En un año electoral, la Misa Diocesana de migración apropiadamente no estuvo exenta de connotaciones políticas.

 Pero también fue subrayada por poderosos testimonios personales de los que buscan refugio en los Estados Unidos del extremo peligro en su país de origen. Y si el extenso número de gente al aire libre en la parroquia de Nuestra Señora de la Soledad en Coachella que superó 1500 era una indicación, el mensaje de “acoger al extranjero” claramente resonó.

 “Estamos llamados a ver en cada persona el rostro de nuestro Dios. Es por eso que estamos aquí hoy “, dijo el obispo Gerald Barnes en el inicio de su homilía. “Nuestra dignidad viene de nuestro Dios ... Nadie, ninguna ley, ningún político, ningún miedo, ninguna actitud, ningún gobierno, ninguna pandilla, ningún terrorista, puede quitarnos esa dignidad.”

 La décima Misa Anual migración también fue única este año por el apoyo de la Arquidiócesis de Los Ángeles como el cardenal Roger Mahony y los obispos auxiliares Edward Clark, Oscar Solís y Alexander Salazar se unieron al obispo Barnes y el obispo auxiliar emérito Rutilio del Riego como con celebrantes.

 Para la misa se eligió un enfoque en la oración y la conciencia con respecto a la crisis de los refugiados en todo el mundo. Un poderoso símbolo de la cuestión fue proporcionada por el Cardenal Mahony en la forma de un cáliz de madera de un barco que naufragó al intentar llevar a los refugiados del norte de África a la isla italiana de Lampedusa en 2013. El cáliz fue ofrecido durante la presentación de las ofrendas en la misa.

 Además, en la conclusión de la misa, recibimos unos testimonios por los refugiados de Vietnam, Guatemala y Siria, trayendo una conmovedora dimensión humana a la crisis. La adolescente siria Maya Abou Mousa habló sobre el impacto de la guerra civil a la que está sometida su tierra natal.

 “Ha roto mi vida, me vi obligada a dejar mi casa, mi familia, mis amigos”, dijo. “Lo que ISIS está haciendo a los cristianos en Siria va en contra de todo lo que Estados Unidos representa.”

 Los obispos de Estados Unidos han pedido al gobierno federal destinar 100.000 plazas anuales de asentamiento para los refugiados más vulnerables que huyen de la violencia en Siria, y unas 100.000 plazas adicionales para los refugiados de otras partes del mundo.

 El testimonio emocional de la refugiada guatemalteca Elva Marroquín, flanqueado por sus dos hijos pequeños, también planteó la cuestión de la póliza de inmigración. En enero el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. consenso un agresivo esfuerzo de deportar a los migrantes centroamericanos que han venido a los Estados Unidos desde 2014 en busca de asilo.

 Con lágrimas en los ojos Marroquín dijo que temía por su vida y la vida de sus hijos si son deportados.

 “Hemos venido aquí en busca de trabajo y dignidad”, dijo en español.

 Un mensaje similar fue ofrecido por Sophie Cruz de Los Angeles de solo seis años de edad, que durante la misa le pidió al obispo Barnes si podía decir algunas palabras. Cruz, cuyos padres son nacidos en México y son indocumentados, pisó el escenario mundial en septiembre, cuando pudo abrazar y hablar brevemente con el Papa Francisco mientras iba por Washington DC en el Pontificio Motorcade. Según los informes, le pidió al Santo Padre que proteja de la deportación a sus padres y otras personas que son indocumentados.

 En la Misa de Migración sonó de nuevo esa llamada.

 “Les pido que la violencia contra los migrantes pare”, dijo Cruz, hablando en español. “Pido la paz en nuestros hogares.”

 La Misa de migración de este año fue la más atendida en los 10 años de la historia de la liturgia. El padre Guy Wilson, ST, Párroco de Nuestra Señora de la Soledad, dijo que el pueblo de la parroquia se sintió honrado de tener el evento diocesano en Coachella. Un comité de 42 personas, representando a 15 diferentes ministerios parroquiales, se unió para ayudar a planificar el evento.

 “Quedó claro para todos nosotros que esto no era solo una celebración para los sobrevivientes migrantes e refugiados, sino una celebración preparada por los migrantes e inmigrantes”, dijo el padre Wilson, al reflexionar sobre el evento. “Esto despertó la llama.”

Buscar

Redes Sociales

Facebook diocesano en Español

Twitter del Obispo Gerald Barnes (bilingüe)

Twitter del Obispo

Instagram diocesano

instagram

El Compás Católico es una publicación trimestral para comunicar la información e iniciativas del Obispo a la comunidades Católicos de la Diócesis de San Bernardino.

Para más información, comuniquese con:

El Compás Católico
1201 E. Highland Ave.
San Bernardino, CA 92404

(909) 475-5400
letters@sbdiocese.org