Por Carolyn Hite

hishandsEl Ministerio Sus Manos de despensa de alimentos de la Iglesia Católica San José en Upland tiene una tradición desde hace 36 años de servir a los necesitados en el Valle del Oeste. Es operado por un grupo de voluntarios y un miembro del personal de la parroquia.

 

Aunque nadie es rechazado, ministerio Sus Manos tiene un menú de alimentos no perecederos proporcionados a clientes y familias. La cantidad de alimentos proporcionados se basa en el tamaño de la familia, así como en las restricciones dietéticas. Preguntamos a cada individuo si ellos o alguien de su familia tiene alergias, restricciones dietéticas religiosas específicas, o preferencias culturales. También tratamos de comprar opciones más saludables para nuestros clientes de la tercera edad que tienen restricciones dietéticas por razones médicas.

Cada cliente recibe un suministro de alimentos para 3 a 4 días de la despensa de alimentos cada dos semanas. Tenemos un menú especial para nuestros clientes que no tienen hogar y no tienen acceso a una cocina, a la comunidad sin hogar también les proporcionamos kits de higiene personal, cobijas, ropa interior, y calcetines.

Al comienzo de la pandemia, cuando todas las tiendas estaban siendo vaciadas por los compradores en pánico, teníamos miedo de no tener suficientes recursos para permanecer abierto y ayudar a nuestra comunidad. Afortunadamente, a través del uso de las redes sociales y que se corrió la voz, una gran cantidad de donaciones es traída diariamente por nuestra comunidad generosa. Cada vez que un donante deja provisiones, preguntan qué más necesitamos y la semana siguiente regresan con esos artículos. Nuestro ministerio parroquial de los Caballeros de Colón ha sido uno de nuestros mayores patrocinadores a lo largo de toda la pandemia ya que vienen semanalmente con una gran cantidad de cajas de alimentos como cereales, sopas de vaso, macarrones con queso, y fruta enlatada.

Antes de la pandemia COVID-19, el número promedio de personas atendidas dentro de un período de 60 días era de 732. Dentro del mismo período de tiempo, hemos servido a 1,033 personas desde el momento que los cierres comenzaron- típicamente marcado como el fin de semana del 13 de marzo. Nuestro número de familias también ha aumentado de entre 85 a 110 familias semanales, a 135 familias semanales.

El ministerio de Sus Manos también ha comenzado a proporcionar a nuestra comunidad las máscaras faciales protectoras que ahora es obligatorio usarlas en público. Nuestros voluntarios han estado trabajando incansablemente, cosiendo tantas máscaras como puedan para que podamos proporcionarlas a nuestra comunidad. La familia de nuestro Pastor el padre Timothy Do, ha donado al Ministerio de Sus Manos más de 200 máscaras hechas en casa y nuestros voluntarios traen alrededor de 100 máscaras semanalmente. En total, nuestros voluntarios han hecho alrededor de 500 máscaras de todos los tamaños, diseños, y materiales para nuestra comunidad.

Actualmente estamos empaquetando 1,500 máscaras hechas por las Amantes de la Santa Cruz, congregación de Hermanas religiosas vietnamitas en el Condado de Orange, para dar a nuestros parroquianos como un regalo de bienvenida una vez que las iglesias se reabren. Cada familia recibirá dos máscaras, en total 1,000 bolsas de máscaras que nuestros voluntarios están empaquetando.

A lo largo de esta pandemia, hemos tenido que minimizar en gran medida nuestro número de voluntarios, ya que la mayor parte de nuestra ayuda son mayor de 65 años. El ministerio de Sus Manos ha disminuido de un equipo de seis a un equipo de tres, de vez en cuando cuatro personas. Hemos tomado esta decisión para mantener sanos a nuestros voluntarios mayores, así como seguir todas las directivas de distanciamiento social establecidas debido a la pandemia COVID-19.

En abril, el ministerio de Sus Manos logró proporcionar canastas de Pascua para los niños en nuestra comunidad. Las canastas fueron ensambladas por voluntarios utilizando únicamente artículos que fueron recibidos como donaciones. Recibimos un total de 125 canastas de la Fundación Nick Ripoly, el Restaurante Raising Canes donó 200 cupones de comida para niños. El 4 de abril distribuimos 200 canastas de Pascua para los niños, todas las cuales se fueron en un lapso de 20 minutos. Esa mañana, los autos estaban haciendo fila afuera en nuestro estacionamiento y en la calle, esperando ansiosamente las canastas llenas de dulces, libros y juguetes para los niños.


Carolyn Hite es la directora del Ministerio Sus Manos y Vida Parroquial en la parroquia de San José en Upland.