CHINO HILLS—Más de 2,000 católicos de toda la Diócesis y de lugares tan lejanos como Venezuela y Filipinas se reunieron en la Iglesia de San Pablo Apóstol en Chino Hills para celebrar la ordenación de cuatro hombres al sacerdocio el 20 de mayo, también la fiesta del patrón de la diócesis, San Bernardino de Siena.  El Obispo Gerald Barnes ordenó a Fidel Rivero, Juan Sandoval, Alwyn Anfone y Alex Rodarte al sacerdocio durante una misa celebrada en inglés, español y tagalo.  La congregación estaba llena de orgullo y entusiasmo mientras los seminaristas experimentaban su propia gama de emociones mientras se preparaban para la liturgia.  

     “En mi camino aquí tuve una escena retrospectiva de mi vida y tuve muchas emociones diferentes”, dijo Anfone. “Me siento abrumado por las bendiciones que Dios me dio. Estoy emocionado, pero me siento tan bendecido. “  

    Familia y amigos, incluyendo 12 compañeros de clase de la escuela preparatoria, viajaron desde Canadá, Nueva York, Luisiana, Florida, Chicago, Texas, San Diego y Filipinas para celebrar la ordenación del Padre Anfone.  

   “Estoy muy feliz y muy emocionada por mi hermano”, dijo Lynette Espiritu, quien hizo el viaje desde Texas. “El resto de la familia está aquí y estamos muy emocionados”.  

      La liturgia comenzó con una procesión dirigida por los Caballeros de Colón y seguida por más de 50 sacerdotes que sirven en la Diócesis, incluyendo a los seis sacerdotes ordenados un año anterior. Detrás de ellos estaban los cuatro hombres para unirse al sacerdocio procesando por el pasillo con sus padres y hermanos, seguido por el Obispo Auxiliar Emérito Rutilio del Riego y el Obispo Barnes.  Los seminaristas diocesanos, junto con los seminaristas de las diócesis vecinas que serán ordenados este año, estuvieron presentes para celebrar.  

         Las lecturas de la misa fueron proclamadas en inglés, tagalo y español. Durante su homilía, el Obispo Barnes pidió a las familias de los hombres que se levantaran y fueran reconocidas.  “Parece que cada uno de ustedes tiene una parroquia propia”, bromeó el Obispo Barnes.  

     En su homilía, el obispo Barnes pidió a la congregación que siguiera orando por ellos y luego volvió su atención a los cuatro que se ordenaron.  

    “Ustedes vinieron de sus familias. Ustedes vinieron del pueblo de Dios. Y ustedes están siendo devueltos al pueblo de Dios para servirles “, dijo el Obispo Barnes. “Sé un buen pastor para ellos. Den sus vidas por ellos.  

   “Cada día es un nuevo día. No vean su sacerdocio como una rutina ... La gente vendrá a ustedes con sus preocupaciones y con sus esperanzas y sus sueños y dolores. Estén presente a ellos en todo momento. Miren a sus ojos ... Traigan el ministerio para ayudar a celebrar, para ayudar a curar, para ayudar a perdonar, para ayudar a fortalecer y a enseñar.”

 Después de la homilía, cada uno de los cuatro hombres se arrodilló e hizo su promesa de obediencia. En un gesto de humildad, se postraron ante el altar mientras la comunidad cantaba la Letanía de Súplica.


 El Obispo Barnes entonces impuso sus manos en cada uno de ellos y los ordenó al sacerdocio. Los sacerdotes que concelebraron la misa ese día siguieron al Obispo Barnes en continuar el ritual solemne sobre cada uno de los cuatro hombres. Después del Beso de la Paz, la congregación estalló en aplausos mientras los cuatro hombres se dirigían al altar por primera vez como los nuevos sacerdotes de la Diócesis de San Bernardino.


 Uno de los momentos más destacados de la celebración fue el anuncio del obispo Barnes de su primera misión. El padre Alex Rodarte fue asignado a la iglesia Sta. Adelaida en Highland. El padre Juan Sandoval fue asignado a la comunidad católica San Pedro y San Pablo en Alta Loma. El Padre Alwyn Anfone fue asignado a St. Andrew Newman Center en Riverside. Un grupo numeroso de la iglesia de Santa Catalina de Alejandría en Temecula dio una alegría atronadora cuando se anunció que el padre Fidel Rivero sería asignado a su parroquia.  


 “Estoy muy contento de que me hayan asignado allí”, dijo Rivero. “Haré todo lo posible porque sé que hay una gran comunidad hispana allí. Está creciendo así que voy a hacer mi mejor esfuerzo para servir al pueblo de Dios de la mejor manera posible”.

 Después de la Misa, la familia y los amigos rodearon a los nuevos sacerdotes con abrazos, mejores deseos, bendiciones y oraciones.


 Para Rodarte, ha sido una semana larga y ajetreada. Se graduó del seminario apenas cuatro días antes de su Ordenación.


 “Estoy emocionado, feliz, nervioso, asustado”, dijo Rodarte con una carcajada. “Ha sido muy ajetreado y casi todo el mundo que conozco está aquí. Tengo familia de México, Florida y Nuevo México y viejos amigos de cuando yo era un niño. Mis padres tendrán una recepción para mí en su casa. Seguramente me quedaré en el auto durante 20 minutos y dejaré que todo pase.


 Rodarte pasó el día siguiente celebrando su primera Misa en su parroquia natal, Santa Catalina de Siena en Rialto.


 “Nos sentimos muy orgullosos de él y bendecidos”, dijo su padre, Adrian Rodarte. “Toda nuestra familia está aquí. Es un gran día para nosotros. “


 Sandoval estaba abrumado de emociones y la presencia de familiares y amigos.


 “Me siento fuera de mí mismo”, dijo simplemente.


 La madre de Sandoval hizo el largo viaje desde Venezuela unas semanas antes de la Ordenación.


 “Me siento muy feliz por mi hijo”, dijo su madre, Ochoa Catalina Sandoval.


 Ana Rivero viajó desde México con su hija, esposo y otros siete para celebrar la Ordenación de su tío Fidel. Fue elegida para proclamar la segunda lectura en español.


 “Es un momento emotivo y grande para nuestra familia”, dijo.


 La misa de ordenación también se hizo disponible para ver por internet. Se transmitió en directo en Facebook y recibió más de 7,000 vistas y se compartió 100 veces.


 La Diócesis ha ordenado a 21 sacerdotes desde 2010, haciendo que la década actual sea la más exitosa de su historia.


 “Muchas de nuestras parroquias han respondido al llamado a promover la vocación al sacerdocio de una manera más intencional y estamos viendo los frutos de eso”, dijo la hermana Sarah Shrewsbury, O.S.C., Directora de Vocaciones para la Diócesis. “Al mismo tiempo, nuestra necesidad de sacerdotes sigue siendo grande y necesitamos que este espíritu de promoción vocacional se abrace en cada comunidad de fe en esta Diócesis”.


Malie Hudson es un escritora independiente con sede en Riverside.

Buscar

Redes Sociales

Facebook diocesano en Español

Twitter del Obispo Gerald Barnes (bilingüe)

Twitter del Obispo

Instagram diocesano

instagram

El Compás Católico es una publicación trimestral para comunicar la información e iniciativas del Obispo a la comunidades Católicos de la Diócesis de San Bernardino.

Para más información, comuniquese con:

El Compás Católico
1201 E. Highland Ave.
San Bernardino, CA 92404

(909) 475-5400
letters@sbdiocese.org