Por John Andrews 

A medida que la Iglesia Universal continúa celebrando el valor de la vida familiar este año no fue una sorpresa que católicos de la area de San Bernardino se unieron el Primero de Mayo a la marcha anual en San Bernardino, sonando una llamada para la reforma política de inmigración que mantiene unidas a las familias y el apoyo de un salario digno para las familias trabajadoras. 

Varias personas participaron en un evento organizado por Inland Congregations United for Change, que es un grupo organizador de la comunidad interreligiosa que cuenta con muchas parroquias católicas en la diócesis entre sus miembros. También coordinando el evento fue la Unión Internacional de Empleados (SEIU) y Trabajadores Unidos del Cuidado a Largo Plazo (ULTCW). Otro evento del Primero de Mayo, encabezada por la Justicia para los Inmigrantes Coalición de California, se celebró en Murrieta, que se convirtió en la zona cero para el debate sobre la política de inmigración el pasado verano, cuando las autoridades federales intentaron traer un autobús lleno de refugiados centroamericanos. La diócesis es un miembro de esa coalición. 

Este evento comenzó en la iglesia de San Bernardino, y terminó en el Ayuntamiento de San Bernardino. El Padre Zbigniew Frąszczak, administrador de la iglesia de San Antonio, dirigió un servicio de oración al inicio de la marcha. El Padre Leonard Depasquale habló en el mitin en frente del Ayuntamiento. 

“No pierdas la esperanza,” P. Depasquale dijo a la multitud. “Nosotros, como líderes religiosos apoyamos la reforma migratoria integral”. 

Las declaraciones del P. DePasquale hicieron eco de la posición de los obispos de Estados Unidos de que la reforma integral de la ley federal de inmigración es muy necesaria. Mientras tanto, la Iglesia ha expresado su apoyo a las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama destinadas a mantener a las familias juntas de estatus migratorio mixto. Esto incluye una extensión del programa de Acción Diferida (DACA) y la Acción Diferida para padres de estadounidenses y residentes legales permanentes (DAPA). 

Las acciones ejecutivas en materia de inmigración están actualmente bloqueadas por una orden judicial federal. Aún así, la diócesis ha ofrecido varios talleres informativos este año en el caso de que DACA y DAPA entren en vigor. 

El otro tema clave abordado en el evento del Primero de Mayo en San Bernardino fue la necesidad de un salario digno para las familias trabajadoras. En un reciente viaje para advocar por leyes justas a Sacramento, los católicos locales presionaron a favor del proyecto de ley del Senado Estatal 3, lo que aumentaría el salario mínimo en California a $ 11 por hora comenzando en 2016 y $ 13 por hora en julio de 2017.


  • John Andrews es Director del Departamento de Comunicaciones para la Diócesis de San Bernardino. 

Buscar

Redes Sociales

Facebook diocesano en Español

Twitter del Obispo Gerald Barnes (bilingüe)

Twitter del Obispo

Instagram diocesano

instagram

El Compás Católico es una publicación trimestral para comunicar la información e iniciativas del Obispo a la comunidades Católicos de la Diócesis de San Bernardino.

Para más información, comuniquese con:

El Compás Católico
1201 E. Highland Ave.
San Bernardino, CA 92404

(909) 475-5400
letters@sbdiocese.org